En familia

Atrás quedaron las guerras, los asedios y las hazañas bélicas, pero el viejo San Juan de Puerto Rico no solo resiste, aún sigue de guardia.