>>>Patios de Córdoba, la belleza de lo efímero

Patios de Córdoba, la belleza de lo efímero

Las casas encaladas de blanco; el olor a azahar y jazmín arropando desde cada esquina; las rejas y zaguanes, herencia del pasado; la armonía en la colocación de los tiestos; la Mezquita como eterno telón de fondo; el ronroneo de la guitarra española como banda sonora; las sandalias, el sol de Andalucía. La primavera que no es perenne pero sí exquisita.

Del 1 al 13 de mayo las flores inundan Córdoba (sur de España). La ciudad andaluza saca el verde a sus balcones y los rojos y rosas impregnan de color las fachadas. Los tradicionales patios andaluces, con la fuente presidiendo, se llenan de maceteros y los viajeros pasean entre las flores por el simple placer de observar.

Barrios como el Alcázar Viejo o el de Santa Marina son los más populares en lo referente a esta Fiesta de los Patios, que se realiza desde 1921, y que está catalogada como Patrimonio de la Humanidad. Uno de los rincones más característicos es el Palacio de Viana, que tiene doce patios diferentes. Además de visitas guiadas, el viajero puede descargarse una aplicación de móvil con planos y la historia de cada espacio. Son apenas dos semanas lo que dura el espectáculo, pero merece la pena detenerse a contemplar la belleza de lo efímero.

Artículos relacionados

Feliz (y madrileña) Navidad

¿Comprar figuritas para el belén y tomarte un bocata de calamares o ir al Mercado de Diseño y merendar en...

La mejor cama de hotel del mundo

¿Qué es lo que más echas de menos cuando viajas? ¡Obvio: tu cama! Hasta ahora. El Hotel Wellington de Madrid...

La catedral del vino

El artista urbano Guido van Helten ha transformado los antiguos depósitos de una bodega alavesa. Sobre sus enormes columnas ha...

La gastronomía brilla en la Costa del Sol

La tres nuevas estrellas concedidas por la Guía Michelin 2016 a restaurantes de la Costa del Sol ejemplifican la renovación...

La ciudad que peina al Cantábrico

La Concha, los ‘pintxos’ y Chillida. O lo que es lo mismo: mar, gastronomía y cultura. El trío que mejor...